Demo image Demo image Demo image Demo image Demo image Demo image Demo image Demo image

15 de Enero Día del Maestro

  • martes, 22 de febrero de 2011
  • betzy

  • La celebración del Día del Maestro tuvo sus inicios en plena dictadura del General Juan Vicente Gómez, el 15 de enero de 1932, fecha en la que se fundó
    la Sociedad Venezolana de Maestros de Instrucción Primaria en la ciudad
    de Caracas, con la finalidad de defender los derechos laborales, así como también
    mejorar la educación en el país. En esta asociación, el maestro Luis Beltrán Prieto
    Figueroa ejerció el cargo de secretario y luego de presidente.
    Luego de trece años de la conformación de la mencionada Sociedad, el presidente
    Medina Angarita decretó el 15 de enero de 1945, esta fecha como Día del Educador
    para rendir un homenaje permanente a los y las docentes de Venezuela.
    Los maestros y las maestras han jugado un papel esencial en la historia de nuestro
    país, destacándose desde la época de la Independencia Andrés Bello, Simón
    Rodríguez y Luis Beltrán Prieto Figueroa. Este último participó en el proceso de
    formación de la democracia, etapa en la que se reconoció la labor de los y las
    docentes.
    Asimismo, esta fecha es de gran relevancia para recordar y honrar a quienes
    son guías y orientadores en el proceso de formación integral del niño y del
    adolescente.
    Sin embargo, es importante recordar que la formación de los niños, niñas y
    adolescentes es una responsabilidad compartida entre los educadores y la familia, donde también juegan un papel importante los medios de comunicación
    social, quienes deben difundir contenidos que propicien el aprendizaje sin dejar
    de ser entretenidos.
    Es propicia la ocasión de la Celebración del Día del Maestro para apoyar y promover
    el modelo educativo que busca formar a un estudiante activo, participativo y
    critico, permitiendo su formación integral. 

    Ser maestro no es un trabajo fácil, se necesitan mucho esfuerzo, paciencia, dedicación, compromiso y responsabilidad para poder educar, formar y orientar, y para lograrlo se necesita además de la ayuda de los maestros la de los papás y la ayuda de los mismos estudiantes. El aula no es el único espacio físico que permite al maestro volcar en el alma y en la mente de niños y jóvenes, conocimientos, enseñanzas y valores.

    La labor del maestro propicia el desarrollo de las capacidades, habilidades y aptitudes del educando que inciden en la formación del ciudadano mexicano. El maestro también es formador de conciencias, es promotor social, es actor que con su ejemplo invita a la superación personal y a la solidaridad. Lucha contra la ignorancia y aporta elementos que disminuyen el rezago educativo de nuestro país.

    Cada maestro, urbano o rural; de enseñanza básica o media y media superior enfrenta con humanismo la tarea que a sí mismo se ha impuesto y que la nación le ha encomendado

    0 comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada